Al verlo, el veterinario sacó una plancha hirviendo

Leanne Lauricella es la fundadora de Goats of Anarchy, un centro que se dedica a rescatar y rehabilitar cabras con algún tipo de problema.

Pero cuando Leanne vio al cabrito de nuestra historia, se le cayó el alma a los pies. El animalito, que tendría alrededor de una semana y media, pesaba unos 900 gramos y tenía un balido muy agudo. “Sonaba como un ratoncito.

Ni siquiera puedo imitarlo, era un chillido agudísimo porque era tan pequeño”, explicó Leanne.

El pobre animalito había nacido con una malformación en las piernas, por lo que su dueña había decidido llevarlo al centro.

Pero antes, lo llevo al veterinario para un chequeo. Lo que aquel veterinario le había hecho al cabrito es lo que rompió el corazón de Leanne: tras afeitare la cabeza al diminuto animal, le quemó con una plancha hirviendo las protuberancias que en un futuro iban a ser sus cuernos: era el procedimiento para realizar el descorne del animal.”Estaba tan enfadada y disgustada. Era un bebé tan inocente y lindo. ¿Cómo puede alguien pensar en hacerle otra cosa que no sea besar su cabecita?”, cuenta apenada Leanne.

Leanne decidió llamar al lindo cabrito Lawson. El veterinario había convencido a la dueña de que el descorne era necesario y la mujer no tenía ninguna experiencia con animales. “Me dijo que habían sido muy, muy insistentes, y la convencieron. Pero cuando terminaron, estaba tan horrorizada que vomitó”, explica Leanne. El descorne es una práctica común, consistente en extraer los cuernos de un cabrito sosteniendo una plancha caliente contra los botones córneos del animal durante unos segundos. Esto cauteriza todos los vasos sanguíneos que hacen crecer los cuernos. Los criadores de cabras suelen hacer esto para evitar que estas se queden enganchadas en las cercas, dañen a otras cabras (sobre todo si viven muy hacinadas) o a los propios granjeros. Sin embargo, a Leanne este procedimiento le parece cruel e innecesario.

“Es una plancha extremadamente caliente y echa humo. Después de hacerlo, queda el olor a carne y pelo quemado durante un tiempo”, cuenta. “Chillan. Mucha gente las pone en una caja especial para esto, en las que solo les sale la cabeza y no se pueden mover. Es mutilación y tortura”. Además de ser un procedimiento doloroso, interfiere con el organismo del animal. “Los cuernos de las cabras están llenos de vasos sanguíneos, que son los que regulan su temperatura corporal. Así, mantienen su cuerpo fresco en verano y cálido en invierno”.

Además, los cuernos suelen volver a crecer, y de peor manera. “Las cabras macho tienen mucha testosterona, por lo que un año después casi siempre les vuelven a crecer los cuernos, aunque de forma incompleta (como unos 2 o 3 cm) y algunas veces hacia dentro, por lo que hay que tratarlas”. Además, el descorne puede provocar hinchazón en el cerebro y el tejido que lo rodea.

¡Pero lo que se le ha ocurrido ahora a Leanne mientras a Lawson le crece el pelo es algo tan bonito y fantástico! “Empecé a pensar que no iba a tener lindas fotos de cuando era pequeño, y lo que la gente vería sería esa terrible mutilación en su cabeza. Así que pensé en ponerle lindos gorritos para poder hacerle fotos bonitas”, explica Leanne.

La falta de compasión de veterinarios como el que le hizo esto a Lawson es terrible. “Me quedé en shock al saber el poco corazón que tiene aquel que le hizo esto”, explica su salvadora. Ahora a Lawson le está creciendo el pelo poco a poco y Leanna cree que llevará unos dos meses hasta que le crezca del todo. Mientras tanto, le busca lindos gorros “de verano”. El cabrito no puede estar más lindo con su complemento y, mientras se cura, vive feliz con su nueva familia de Goats of Anarchy. Si quieres hacer una donación para Lawson y el resto de las lindas cabras con problemas que viven en el centro, puedes hacerlo aquí.

Deja tu comentario abajo.

About jhan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *